Alergia al polen

La primavera intensifica los efectos de la alergia al polen

Si bien la alergia al polen (o polinosis en su denominación clínica), tiene efecto a lo largo de todo el año, es durante los meses de primavera, coincidiendo con la floración, cuando éste alcanza mayor intensidad. 8 millones de personas en España sufren esta afección, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), siendo las plantas que causan más problemas alérgicos las gramíneas, el olivo, el ciprés, la salsola, el plátano de sombra y la parietaria. Las previsiones de este organismo sobre el nivel de intensidad de la alergia al polen para esta primavera será intenso en Andalucía, moderado en todo el centro peninsular y leve en el resto de España.

Gramíneas

Precisamente el mes de mayo es el típico en cuanto a la floración de las gramíneas, una familia muy extensa y que crece casi en todas partes desde el nivel del mar hasta las zonas montañosas. Como explican desde la REA (Red Española de Aerobiología) la alergia al polen de gramíneas (también conocida como «fiebre del heno») afecta al 5% de todos los europeos, y es que el 20% de la superficie vegetal de todo el mundo corresponde a esta familia, siendo ejemplos de gramíneas la avena, el trigo, el arroz o el maíz. Así, es con mucho la familia que más afecciones causa, siendo los géneros más alergógenos los denominados Dactylis, Festuaa, Lolium, Phleum, Poa y Cynodon.

Cómo evitar los efectos de la alergia al polen

Los expertos de la REA exponen varias recomendaciones para reducir al mínimo el vernos afectados por el polen; entre estas podemos destacar:

  • En el coche, llevar las ventanillas cerradas.
  • Emplear el aire acondicionado tanto en el coche como en casa, ya que filtra el aire.
  • Lavarse la cara con agua abundante para aliviar los efectos.
  • Lavarse el pelo por la noche para evitar que el polen pase a las sábanas.
  • Evitar secar la ropa al aire libre.
  • Pasar la aspiradora al menos una vez a la semana.
  • Intentar dejar las ventanas de la casa cerradas, sobre todo en las horas de sol.
  • Pulverizar agua en las habitaciones para limpiar el aire del interior.
  • Utilizar una mascarilla para salir a la calle.
  • El ambiente de las zonas de playa es más propicio para evitar el polen.
  • Consultar las previsiones acerca de la carga y el tipo de polen del ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *