Consulte su caso particular

ATENCIÓN 24 H.
902 009 424 / 670 498 557

SOLICITE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

Nombre *
Teléfono
E-mail *
Asunto
Mensaje *

Por favor, responda al acertijo

Acepto la política de privacidad.

Ayuda a domicilio

asistencia a domicilio

La ayuda a domicilio es un servicio que se realiza, tal y como indica su nombre, en el domicilio personal o familiar del paciente. Gracias a este, nuestro personal cualificado, profesional y supervisado pondrá a su alcance una serie de atenciones preventivas, formativas, asistenciales y rehabilitadores. Todas ellas están cuidadosamente ideadas para individuos y familias con dificultades para poder permanecer en su medio habitual.

Promover, mantener y restablecer la autonomía personal del individuo o familia es la finalidad principal de la ayuda a domicilio. En consecuencia, facilitar la permanencia en el medio habitual de vida y evitar situaciones de desarraigo y desintegración social constituyen la base bajo la que se articula dicho servicio.

Existen tres modalidades de asistencia, meticulosamente diseñadas para adaptarse por completo a la demanda de sus necesidades particulares. Además, tenga en cuenta que a veces el estado cubre este tipo de ayudas. (Consulte sin compromiso si este sería su caso).

Asistencia básica

Este servicio proporciona una excelente cobertura a aquellas personas que, bien sea por enfermedad, bien sea por accidente, padecen una disminución en su autonomía y movilidad personal. Con un total de entre 2 y 4 horas al día, la asistencia básica cubre las necesidades más fundamentales del hogar:

  • Levantar y acostar;
  • Aseo en cama o baño.
  • Vestir y desvestir;
  • Cambio de pañal;
  • Ayuda a la movilidad;
  • Preparar y servir el desayuno;
  • Administrar medicación según pauta médica.

Asistencia intermedia

Este servicio está especialmente pensando para usuarios cuya disminución de autonomía y movilidad precisa de una mayor atención. Para ello, combina los servicios presentados en la asistencia básica con otros que hacen hincapié en las necesidades del usuario estando fuera de casa, así como en las de ocio. El tiempo estimado para cubrir este tipo de asistencia es de 4 a 8 horas. Esta incluye:

  • Levantar y acostar;
  • Aseo en cama o baño;
  • Vestir y desvestir;
  • Cambio de pañal;
  • Ayuda a la movilidad;
  • Preparar y servir el desayuno;
  • Administrar medicación según pauta médica.

Además, la asistencia intermedia comprende:

  • Preparar y servir la comida;
  • Acompañar al médico;
  • Realizar tareas domésticas o compras;
  • Atención al ocio del usuario. Para ello, se han diseñado diferentes actividades que pasan por la lectura de cartas y libros, la elaboración de juegos específicos para estimular su capacidad psicológica o el acompañamiento en paseos.

Asistencia integral

La asistencia integral es la más completa de las tres. Está pensada para usuarios cuyas demandas son más exigentes: por un lado, aquellos con enfermedades incapacitantes (consecuencia de demencias o enfermedad de Parkinson en estado avanzado, fracturas de extremidades o de cadera, etc.); por otro lado, usuarios que deseen compañía y atención de personas especializadas durante largos periodos de tiempo. Este último servicio comprende de 8 a las 24 horas. Frente a la asistencia intermedia, la integral también ofrece, entre otras cosas, prestaciones de mayor especialización sanitaria. Este tipo de asistencia incluye:

  • Levantar y acostar;
  • Aseo en cama o baño.
  • Vestir y desvestir;
  • Cambio de pañal;
  • Ayuda a la movilidad;
  • Preparar y servir el desayuno y la comida;
  • Administrar medicación según pauta médica;
  • Acompañar al médico;
  • Realizar tareas domésticas o compras;
  • Atención al ocio del usuario. Para ello, se han diseñado diferentes actividades que pasan por la lectura de cartas y libros, la elaboración de juegos específicos para estimular su capacidad psico-física o el acompañamiento en paseos.

Además de estos servicios ya contenidos en la asistencia intermedia, la asistencia integral añade los siguientes:

  • Preparar y servir la cena;
  • Tramitación de recetas en el centro de salud del usuario;
  • Realización de ejercicios de tipo rehabilitador a partir de lo que haya indicado el fisioterapeuta;
  • Servicio de duermevela (atención al usuario durante las horas de sueño nocturnas);
  • Realización de cambios posturales a los usuarios encamados.